sábado, 21 de abril de 2018

HACIA UNA FILOSOFÍA LOVECRAFTIANA DE LA NATURALEZA




En el volumen 1.1, del año 2011, de la revista digital inglesa Incognitum Hactenus (aquí su página oficial), fundada y editada por Caryn Coleman y Tom Trevatt y centrada en el arte, la literatura, el terror y la filosofía, apareció publicado un artículo titulado A Nature to Pulp the Stoutest Philosopher: towards a Lovecraftian philosophy of nature (que se podría traducir como Una naturaleza para destruir al filósofo más valiente: hacia una filosodía lovecraftiana de la naturaleza), de Ben Woodard. Se trata de un texto de seis páginas en el que el autor analiza algunos relatos de Lovecraft en busca de la relación entre la filosofía que bebe de autores como Nietzsche, Schopenhauer o Bertrand Russell y la ficción de terror de su obra, tratando de dilucidar la cuestión de si se puede hablar de una auténtica filosofía lovecraftiana. Podéis descargaros la revista completa en PDF en este enlace.


viernes, 20 de abril de 2018

LA SEMIÓTICA DEL ESPACIO EN EL RELATO DE TERROR





En 2011 el profesor e investigador mexicano Marco Antonio Rivera Gutiérrez, doctor en Ciencias del Lenguje en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), con especialidad en Semiótica, y profesor de la Universidad Autónoma de Coahuila, escribió un artículo académico titulado Horror y figuratividad. La semiótica del espacio en el relato de terror, que podéis leer en este enlace. Se trata de un texto de 23 páginas que analiza uno de los principales relatos de Lovecraft, El extraño, desde la perspectiva de la ciencia semiótica, tal como se puede leer en la introducción:
La Semiótica del Terror busca dilucidar los procesos de significación que producen el terror como efecto de sentido. El presente artículo busca establecer un primer acercamiento que dé cuenta de la espacialización del terror, tomando como base el relato The outsider (1921) de H.P. Lovecraft.
 El autor aborda una parte de la Semiótica, denominada Semiótica del Terror, que según él busca caracterizar los mecanismos productores del terror como efecto estésico, capaz de ser realizado bajo diversas textualizaciones, tal como lo confirman por ejemplo el cine y la literatura.

jueves, 19 de abril de 2018

EDWARD LLOYD SECHRIST







Uno de los corresponsales ocasionales de Lovecraft fue el periodista y apicultor Edward Lloyd Sechrist (1873-1953). Natural y residente en Washington, Sechrist fue miembro de la United Amateur Press Association o UAPA en la década de 1920, se dedicó a la cría de abejas, siendo el autor de un manual de apicultura titulado Amateur Beekeping, y visitó a Lovecraft en varias ocasiones: en 1924 en su casa de Providence y luego en New York, y luego le acompañó en los dos viajes que hizo a la capital de los Estados Unidos, primero el 11 de abril de 1925 y después el 6 de mayo de 1929. En una carta dirigida a su tía Lillian Clark, fechada el último día citado, en el que el escritor le hablaba sobre su colega Sechrist, afirmaba que su poema The Outpost (1929), que podéis leer en este enlace y que narra la historia fantástica de un poderoso rey de Zimbabwe, se inspiró en las informaciones de primera mano que le dio Sechrist sobre su viaje en 1925 a las ruinas del Gran Zimbabwe, centro de una poderosa civilización conocida como el Imperio Monomotapa que abarcaba zonas de Zimbabue y Mozambique y que fue construido entre el siglo XI y el XV, siendo abandonado hacia 1450, siendo objeto de las primeras excavaciones arqueológicas en 1905.


Las ruinas del Gran Zimbabue en la actualidad.

Como otro dato curioso sobre la relación entre Sechrist y Lovecraft, cabe señalar que en las Instructions in Case of Decease, o Instrucciones en caso de muerte, las indicaciones que escribió en 1937 antes de su fallecimiento el solitario de Providence sobre lo que sus herederos (su albacea literario en este caso, Robert Barlow) debían hacer con su amplia colección de libros, revistas y manuscritos, aparece la siguiente anotación:
Mss. of Polynesian folklore with pictures—E. L. Sechrist, Box 191, Papeeti, Tahiti.
Que en castellano sería:
Manuscrito de folklore polinesio con dibujos-E.L. Sechrist, Apartado de correos 191, Papeeti, Tahiti.
Lo que quiere decir que un libro manuscrito sobre folklore de Polinesia, que Lovecraft había usado para algunos de sus relatos, debía ser enviados a su colega Sechrist, que en esa época residía en la lejana Tahití, la isla más grande de la Polinesia francesa, situada en pleno Pacífico Sur. El propio Barlow, en el texto titulado The wind that is in the grass : a memoir of H. P. Lovecraft in Florida (1944) en el que plasmó sus recuerdos sobre Lovecraft, y que podéis leer completo en castellano en este enlace en un artículo publicado en el número 157 de la Revista de la Universidad de México en 2017, recuerda cuando tuvo que enviar los papeles a Tahití:

 Cuando llegué a Providence en marzo de 1937, poco después de que Lovecraft había sido enterrado en el lote familiar del cementerio de Swan Point, su tía, la señora Gamwell, me mostró una serie de papeles personales guardados en un gabinete de su cuarto, y tomó uno que ella tuvo el horror de verlo escribir unos meses antes. Se trataba de un sobre usado, escrito con lápiz: “Instrucciones en caso de muerte”. Dentro había dos hojas de notas, que abruptamente comenzaban: “La primera elección de mis libros y manuscritos corresponderá a R. H. Barlow, mi albacea literario”. Otras instrucciones concernían a libros que debían ser devueltos o legados: un Magnalia de Mather, a J. F. Morton, una colección de papeles amateur a la Biblioteca Fossil de Filadelfia, y así. La señora Gamwell me hizo una copia de la lista, que aún conservo, pues ella quería guardar el original como recuerdo. Si entonces la hubiera publicado, se habrían evitado algunos malentendidos y no se habrían lastimado sentimientos, tanto míos como de ella. Seguí las instrucciones, y envié un libro a un sitio tan lejano como Polinesia; en dos o tres cajas de cartón acomodé algunos libros, así como manuscritos inéditos (la mayor parte notas y textos de juventud) que tomé de una caja de metal bajo el sillón, y regresé a la Ciudad de Kansas, donde estaba estudiando.

miércoles, 18 de abril de 2018

EL MAR Y LOVECRAFT. HORROR EN LO PROFUNDO






Durante el primer semestre de 2013 se impartió un curso denominada Recursos, mercancías y culturas de mar en Chile en la Escuela de Antropología de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano (aquí su página web oficial), una universidad privada con sede en Providencia (Santiago) fundada en 1975. Tal como podéis leer en este enlace, se trataba de una cátedra válida como asignatura electiva para alumnos regulares de pregrado de la carrera de Antropología y otras carreras del área social de la Universidad que lo soliciten, será coordinada por el profesor y antropólogo social Cristian Morales P. y apoyada por integrantes del Grupo de Investigación de la Pesca Artesanal, GIPART, teniendo además profesores invitados en algunas de las secciones del curso. El principal objetivo es establecer un análisis de los distintos recursos y mercancías a lo largo de todo el territorio costero en Chile, describiendo los principales modos y artes de pesca y/o recolección, así como los aspectos culturales –materiales y simbólicos- asociados a las poblaciones encargadas de su extracción. Entre los trabajos de los alumnos destaca uno que llevaba por título El mar y Lovecraft. Horror en lo profundo, escrito por Nicolás Yaikin López, y que a lo largo de sus 8 páginas pretendía analizar los Mitos de Cthulhu en relación con el mar, afirmando su autor lo siguiente:  Dentro de los relatos [de Lovecraft], el universo y los océanos poseen un rol fundamental como espacios donde lo desconocido aguarda al acecho, esperando que las estrellas se alineen para volver a gobernar en el cosmos. Se analizará cómo este fondo marino es usado como marco para la construcción de toda una mitología, donde lo irracional y lo desconocido, repleto de seres que nuestra mente no alcanza a imaginar, conforman lo que en clase definimos como "mar profundo".
Podéis descargaros en PDF el citado texto en este enlace.


martes, 17 de abril de 2018

LETRAS LOVECRAFTIANAS



Añadir leyenda



El dibujante Stephen Fabian.

En 1974 el artista y dibujante estadounidense Stephen Fabian (n. 1930), ilustrador de revistas pulp y libros de ciencia ficción y terror desde la década de 1960 y ganador de un World Fantasy Award en 2006 por su larga trayectoria, publicó en formato de fanzine un librito titulado Letters Lovecraftian: An Alphabet of Illuminated Letters Inspired by the Works of the Late Master of the Weird Tale, Howard Phillips Lovecraft (en castellano, Letras Lovecraftianas: un alfabeto de letras iluminadas inspiradas en la obra del maestro del relato de ficción extraña, Howard Phillips Lovecraft). Editado en Saddle River (New Jersey) por Gerry de la Ree (1924-1993), un editor de fanzines y revistas del género, este cuadernillo de espiral de 30 páginas del que se publicaron solo 400 ejemplares numerados consiste, tal como se describe en el mismo título, en un alfabeto con todas las letras ilustradas inspiradas en el universo de Lovecraft como las letras capitulares de los manuscritos medievales.




lunes, 16 de abril de 2018

UN TRIBUTO A LOS ESCRITOS DE LOVECRAFT






Del 16 de octubre al 8 de noviembre de 2010 se pudo visitar en la galería de arte estadounidense Nucleus Art Gallery (aquí su página web oficial), fundada en 2004 y situada en el 210 E de Main Street de Alhambra (California), una exposición de cuadros, esculturas e ilustraciones bajo el título de At the Mountains of Madness. A tribute to the Writings of Lovecraft (En las montañas de la locura. Un tributo a los escritos de Lovecraft). Se trataba de una exposición de obras de 19 artistas estadounidenses inspiradas en los relatos y el universo fantástico y de terror de Lovecraft, como un homenaje a su indudable influencia actual. Los artistas y pintores que participaron en la muestra fueron: Aeron Alfrey, Martin Astles, Wesley Burt, Cameron de Leon, Jeremy Enecio, Jon Foster, Justin Gerard, August Hall, Android Jones, Edward Kinsella, Casey Love, John Jude Palencar, Jeff Remmer, Jordu Schell, Andrew Scott, Brian Smith, William Stout, Justin Sweet y Michael Zulli. Bajo estas líneas, y en este enlace, podéis ver todas las piezas y cuadros que se expusieron hace ya ocho años.

















domingo, 15 de abril de 2018

UNA CENA TÍPICA DE LOVECRAFT EN 1935






En una carta dirigida a su amigo, Robert Barlow, el 22 de junio de 1935, y que se incluye en el fabuloso volumen O Fortunate Floridian (2007), del que escribí en esta entrada, Lovecraft informaba sobre una cena típica de aquella época, un par de años antes de su prematura muerte. El autor de La llamada de Cthulhu escribió lo siguiente:
Had a dinner of Franco-American spaghetti (very good - I'd never sampled that brand before) with a full pint of ice cream for desert. Not the dime sherbet I'd been getting, but real vanilla ice cream (& good, too!) from an unasuming joint next to the Alexander. Only a dime - surprising value!
Y en su traducción al castellano:
Cené espaguetis Franco-American (muy bueno, nunca antes había probado esa marca) con una pinta de helado gratis. No era el sorbete de diez centavos que había estado recibiendo, sino helado de vainilla real (¡y bueno, también!) De una tienda deslumbrante junto al Alexander. ¡Solo una moneda de diez centavos, un valor sorprendente!
Lo que Lovecraft cenó fue espaguetis Franco-American, una marca de pasta de la casa norteamericana Campbell Soup Company, que fue fundada originalmente en 1880 por el francés Alphonse Biardot con el nombre de Franco-American Food Company y que fue adquirida en 1915 por la citada empresa Campbell. La franquicia Franco-American siguió vendiendo sopas y pasta de varias clases durante muchas décadas en los Estados Unidos, hasta el año 2004 en que dejó de fabricarse.